Octubre: qué he hecho con mi vida últimanente
17399
post-template-default,single,single-post,postid-17399,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-9.1.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive,elementor-default

07 Nov Octubre

Tenía ganas de sentarme a escribir como hacía antiguamente, cuando este espacio se llamaba Primavera del 91 y About a girl I know… contaros un poco qué es de mi vida últimamente. No porque me falte inspiración o porque no sepa sobre qué actualizar el blog. Quizá me ha entrado nostalgia o quizá he acabado un poco hasta el moño de dibujar y quería volver a abrazar las letras.

Bueno, en realidad mentiría si dijera que me he hartado de dibujar porque no es así en absoluto. He vuelto a dibujar, a sentirme libre cogiendo un pincel, a cagarla, claro, a ilusionarme y motivarme. Y he encontrado algo nuevo en esto, un feedback que no tenía ni idea de cuánto podía llenarme de energía y de sonrisas.

Porque esto es así, cuando eres la que te machaca mentalmente, la que empieza, la que da pasitos pequeños e inseguros, una sola palabra de ánimo de alguien es suficiente para empezar a lucir hojas verdes y lustrosas, como todas esas plantas que terminan renaciendo cuando parecía que nada las salvaría (a mí nunca me ha pasado, dicho sea de paso, las que parecen pochas mueren en la siguiente media hora).

Ese ánimo llega hasta tal punto de hacerte soñar, salir del fango en el que te metes voluntariamente y pensar que eres capaz, que puedes dar mucho, que a la mierda las inseguridades y que lanzarse a la piscina casi vacía parece una buena idea. Ya he dado las gracias una y mil veces pero es que me parecen insuficientes. Si no las estoy dando constantemente es para no espantaros, ni ser pesada. Pero, de verdad, sí, otra vez, gracias por el apoyo y las muestras de cariño. Vosotrxs lo habéis hecho realidad.

Y mientras mi mente va a mil, construyendo castillos llenos de perritos en el aire, la parte racional no hace más que tirar de mí hacia abajo.

He vuelto a pintar, sí, y a ilusionarme y querer llevar a cabo mil proyectos. Pero lo estoy haciendo el año en que me tengo que centrar y estudiar. Y esto me está matando.

En 2019 volveré a presentarme a las oposiciones de maestros. Ya lo intenté en 2017, donde ser novata y un baremo injusto excesivamente a favor de personas con años de experiencia a las que prácticamente no les hace falta más que firmar los exámenes para tener un puesto de trabajo todo el año, hicieron que ganara y que fracasara al mismo tiempo. Que subiera al cielo para solo bajar cuesta abajo y sin frenos hasta un pozo de frustración.

Aprobé con buena nota todos los exámenes de la oposición, pero no he trabajado ni una vez en ello, no me han llamado para cubrir ni una sola baja, por todos aquellos que, por su experiencia aunque suspensos, están por delante de mi en las listas de interinos.

Y este año la desazón es más grande que nunca, porque para qué si el año anterior lo di todo y la recompensa fue nada y las ganas y la motivación se han escondido y no las encuentro (ahora debería estar estudiando, por ejemplo).

El futuro incierto es algo que me pone muy nerviosa porque soy una persona bastante cuadriculada, me gusta tenerlo todo bajo control y admito que estoy bastante pesimista respecto a mi futuro. Y no hay día que no me pregunte si dentro de unos años reflexionaré sobre dónde estoy y me gustará lo que encuentre. Son tantos los miedos que se te acumulan que algunos no quieres ni pensarlos.

Octubre… octubre fue precioso y noviembre lo va a tener difícil para superarlo, aunque celebrar con el amor de tu vida vuestro séptimo año juntos y el primero independizados no me parece mala forma de empezar. Por fin lo conseguimos, M.

Lo celebramos de forma íntima, sin lujos, yendo a un restaurante de cadena cerca de (nuestra) casa. Este año no hay viajes porque los comienzos son duros (y somos un poco pobres) pero es que es eso. Un comienzo. Es algo que ni nos imaginábamos que fuera posible hace un año.

Por otro lado, no hago más que pensar en que me falta algo. No tener a Kira y a Cupersindo conmigo me llena de tristeza y cada día veo un nuevo perro que ha sido abandonado o que lleva años en un refugio o mira me he encontrado este gato no me lo puedo quedar, busca adopción… y mi parte racional no hace más que placarme y bloquearme y decirme que ahora no podemos, es una responsabilidad demasiado importante y tenemos que estar preparados para cualquier imprevisto, y no lo estamos… pero no puedo dejar de pensar en ello…

Volviendo a octubre… fue el mes en el que desvirtualizé a Noe, aka nolesheep aka Reina Croqueta. Se ha convertido en una parte muy importante de mi vida, de mi día a día y os diría que todo ha pasado muy rápido pero lo cierto es que llevamos siguiéndonos desde hace un par de años, allá por 2016 yo le comentaba en su blog y ya me tenía loquita con el cariño y el mimo con el que actualizaba y el día 13 de octubre nos abrazamos.

Te pones a pensar en ello y es tan curioso cómo poco a poco puedes llegar a conocer y conectar tanto con alguien. Noe para mí es un apoyo diario, raro es el día en el que no nos escribimos algo y muy frecuentes los días que hablamos, nos contamos cosas del trabajo (es que además las dos somos diseñadoras gráficas, entendemos taaaan bien nuestras frustraciones), nos ayudamos, nos aconsejamos, nos escuchamos, nos reímos,… desde luego ha valido la pena todas las horas de stalkeo para convencerla de que soy su alma gemela (jejejeje, es broma, bueno algo creepy soy, ya lo sabes).

Ojalá volver a vernos pronto.

¿Que qué he hecho últimamente?

Pues nada. Ser. Estar. Tirar pa’lante.

 

Tags:
2 Comments
  • Noëlle S.
    Posted at 19:30h, 11 noviembre Responder

    Qué bonita esta entrada (la he releído y jo, es que me encanta leerte). Cuando vi que había entrada nueva en tu rincón di un saltito en el asiento (y no, cierto grano no ha sido el culpable). Me encanta, ME ENCANTAS, es que ya lo sabes y al final me vas a silenciar por pesada. ENCIMA salgo en esta entrada y ay señor, casi me ahogo de la risa. Mi stalker favorita, que la meto en casa y todo (para que compruebe en persona todo lo que ha estudiado durante meses JAJAJA). En fin, que eres mi tarántula favorita, que me hace muy feliz verte feliz (con tu Inktober, tu aniversario, tu mes de octubre bonito) y que espero que el año termine por todo lo alto. Y sino, ya me ocuparé yo de que sea así. TE QUIERO MAZO.

  • Alba
    Posted at 02:45h, 20 noviembre Responder

    ¡Qué post tan tierno! Por cierto, felicidades por empezar la aventura de vivir con tu pareja. Es una etapa preciosa y espero que la disfrutéis muchísimo.
    En cuando a desvirtualizar a Noe, creo que es algo que queremos hacer muchas, me encantó ver los stories y demás fotos ^^.

    ¡¡Besos!!

Post A Comment